¿Es normal sufrir en el trabajo?

Actualizado en Julio 2018

Estamos tan acostumbrados a sufrir en el trabajo que nos llega a parecer normal. Estamos hartos de lo que hacemos, de soportar presiones, malos tratos, abusos, falta de reconocimiento, de aguantar a jefes que son mediocres o autoritarios y todo lo aceptamos. Bajamos la cabeza y seguimos adelante.
Este artículo está orientado a aquellos que trabajan en relación de dependencia.

coaching zona norte belgrano pilar san isidro nuñez saavedra affirmia 2015 21

No sólo sufrimos nosotros, nuestra familia y amigos también están mal porque nos ven mal, porque nos falta el tiempo, porque estamos insatisfechos con la vida. El malestar se irradia a nuestro alrededor.

La buena noticia es que no es necesario soportar esto por mucho más tiempo. Hay formas de lograr estar satisfechos con nuestro trabajo. Antes que nada, debemos hacer un estudio profundo de la situación y lograr identificar qué es lo que está mal y cómo corregirlo. Esta tarea la podemos hacer por nuestra cuenta o buscar un Coach Laboral que nos ayude.

Por ejemplo ¿qué haríamos con el Coach?:

  1. Antes que nada reflexionar: ¿Cuál es nuestro sueño?. (Es decir, si todo estuviera a nuestro favor, ¿qué nos gustaría hacer?)
  1. Luego, armamos un plan a corto plazo y otro a largo plazo. El de corto plazo es para mejorar un poco la situación actual (necesitamos dinero para comer) y el de largo plazo es un plan que tenga más que ver con nuestro sueño. Para armar estos planes, necesitamos realizar algunos análisis que siguen a continuación.
  • Analizar la situación laboral en detalle. Esto incluye analizar nuestro trabajo (el último y los anteriores) tratando de hacer una lista de los problemas encontrados. Estos problemas se pueden deber a nuestro empleador o se pueden deber a nosotros mismos.
  • Todos tenemos muchos defectos, pero también tenemos muchas virtudes. En este paso hay que analizar cuáles son nuestras fortalezas y debilidades. (No sólo hablamos de competencias personales, también deberíamos incluir, por ejemplo, si tenemos deudas o si tenemos hijos).
  • Los trabajos también tienen fortalezas y debilidades. En este paso hay que analizar los pro y los contra de prestar servicios en determinados lugares y en determinados puestos. También analizar las necesidades que tienen estos empleadores con el fin de detectar oportunidades (tal vez un pequeño seminario o taller bien elegido, mejore nuestras chances notablemente).
  • Como si fuéramos una pieza de rompecabezas, luego podemos tratar de hacer coincidir nuestras fortalezas con las necesidades que tenga nuestro empleador (actual o futuro). Teniendo en cuenta también los pro y los contra.

Luego de efectuado este trabajo y puesto en práctica, podría ocurrir una de las siguientes cosas:

  1. Mejoramos nuestra calidad de vida laboral y no necesitamos cambiar de trabajo ni de puesto.
  2. Cambiamos de puesto pero dentro de la misma empresa (cambiando de jefe y sector).
  3. Cambiamos de empresa.
  4. Comenzamos un emprendimiento personal, en el cual también nos puede ayudar notablemente un coach laboral.

Clickea para ir a la sección de Coaching Laboral del sitio web de Affirmia
Foto por Qute
Publicalo en tu perfil (hay opción de deshacer):

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *