¿En qué me beneficia el Yoga?

El yoga nos puede servir como un deporte para elongar y tonificar los músculos pero también nos puede ayudar a alcanzar un objetivo tan supremo como la iluminación. Es decir que podemos comenzar a practicarlo con un objetivo muy simple como -mover un poco el cuerpo- pero tenemos la posibilidad de progresar encontrando más y más beneficios sin límites.

para que sirve el yoga - affirmia 2017 a

La forma en que se dan las clases, nos permiten practicar a nuestro propio ritmo, sin que nadie nos presione, sin prisa y sin que nadie nos juzgue. Esta es una actividad en la que no tenemos que ser los mejores.

Los resultados son sutiles y no necesariamente los descubrimos durante la clase. Al practicarlo, vemos como levemente nuestra vida comienza a cobrar un cierto orden, los pensamientos repetitivos aminoran su intensidad, percibimos una ligera alegría y nuestro cuerpo comienza a despertar nuevas sensaciones.

Esta sensación de claridad y paz ocurre porque dejamos de estar tanto dentro de nuestra cabeza y comenzamos a habitar el cuerpo. Gracias a la claridad que vamos ganando, comenzamos a conocernos mejor, o sea, a ser más consientes de nosotros mismos (awareness). Al aumentar nuestro nivel de conciencia, dejamos de vivir en piloto automático y mejora nuestra calidad de vida.

para que sirve el yoga - affirmia 2017 b

 ¿Qué es el Yoga?

El Yoga es una disciplina Oriental muy profunda y compleja de explicar, a pesar de esto, escribimos este artículo para poder orientar en forma simple a los principiantes.

En principio, todos vemos como el Yoga es muy aceptado en Occidente. Esto es debido a su versatilidad, ya que podemos solamente practicarlo como un deporte para lograr un muy buen estado físico pero sin embargo, tenemos la posibilidad de ir avanzando y descubriendo infinitas posibilidades.

Es también un puente que podemos usar los occidentales para entrar en contacto con la cultura oriental. De esta manera nos enriquecemos al vincularnos con una forma diferente de ver la vida.

Consiste en una sucesión de posturas corporales (llamadas ásanas) que se realizan vinculadas a la respiración y a un determinado estado de la mente. Las posturas encierran mucha sabiduría debido a que tienen cientos o miles de años de estudio y desarrollo, es decir que vienen siendo probadas y mejoradas sucesivamente por grandes maestros a lo largo de una inimaginable cantidad de años.

Cada postura estira, comprime, tensa o bloquea diferentes partes del cuerpo. Desde afuera sólo se ve que el cuerpo adopta la postura, pero de igual manera la mente y la respiración también se colocan en un determinado estado. Cuerpo, mente y respiración trabajan en conjunto durante las posturas.

El logro de una postura estable no es fácil debido a que la ansiedad, el estrés, los dolores, la impaciencia, la falta de flexibilidad y la agitación nos juegan en contra. Al ir progresando en la práctica vamos dominando estos inconvenientes. Estos son los mismos inconvenientes que enfrentamos en nuestra vida de todos los días, entonces, al mejorar las posturas, vamos mejorando nuestra vida.

Las diferentes posturas se complementan ejerciendo efectos sobre diferentes partes del cuerpo, incluso partes del cuerpo que nunca habían llamado nuestra atención. De esta manera, músculos, glándulas, tejidos, órganos, huesos, articulaciones y sistema circulatorio son activados de maneras especiales, cosa que no hacemos durante nuestra vida cotidiana.

¿Da lo mismo practicar cualquier yoga?

Las diferencias son notables. Podemos considerar 3 aspectos:
para que sirve el yoga - affirmia 2017 c

1. El tipo de yoga: El yoga no es para tomarlo a la ligera, tengamos en cuenta que además de trabajar con el cuerpo, es una actividad a la cual le podríamos extraer muchos otros beneficios. Entonces, es importante tener en cuenta que no todos los yogas son iguales. Existen diferentes tipos o estilos de yoga, que varían significativamente entre sí. Podemos leer más en este artículo del Blog de Affirmia, denominado ¿Cuál tipo de Yoga me conviene? ¿Hatha, Ashtanga, Iyengar…?

2. El profesor: Lo mismo ocurre con los profesores de yoga. Las formaciones en yoga son muy diferentes, por ejemplo, algunos profesores se enfocan más en la parte física del yoga y otros en la parte filosófica, espiritual y meditativa.

3. El grupo: Finalmente también es muy importante que disfrutemos de la compañía del grupo con el cual practicamos. De esta manera mejora nuestra práctica, nos sentimos bien a gusto y cada clase se convierte en un momento placentero en nuestras vidas.

Debido a esto, es importante que descubramos qué tipo de yoga y qué profesor se relaciona mejor con nuestra forma de ser. Los coordinadores de Affirmia nos pueden ayudar gratuitamente a elegir un tipo de yoga, un profesor y un grupo de práctica que se adapte lo mejor posible a nuestras necesidades y expectativas.


Acabas de leer la sección de Yoga del sitio Web de Affirmia.

Tal vez te pueda interesar ir a las secciones de Yoga Individual , Shiatsu Zen o Meditación.

Fotografía Felix Busso para Affirmia. Derechos registrados.

Si te gustó, puedes compartirlo en tu perfil: