¿Qué es un Médico de Familia?

El Médico de Familia trata a la persona en su conjunto. Así como existen médicos especializados en corazón o traumatología, el Médico de Familia está especializado en su paciente. Su clave es establecer una cercana relación personal Paciente-Médico y encarar la salud del Paciente en forma integral.

medico de familia - medicina familiar en affirmia

La Medicina Familiar no se maneja con el concepto tradicional en donde el Paciente hace todo lo que le dice el Médico como si fueran órdenes. Muy por el contrario, el Paciente tiene un rol activo en el manejo de su propia salud y ambos conversan sobre el mejor medicamento o tratamiento a administrar. Incluso puede ayudarle al paciente a combatir los síntomas sin utilizar excesiva medicación, por ejemplo por medio de la práctica de alguna actividad como meditación, yoga, shiatsu, etc.

La Medicina Familiar ayuda a Pacientes de todas las edades a manejarse dentro del ámbito fragmentado de atención de la salud donde tal vez tengan un médico distinto para cada problema y ninguno que los atienda en forma integral.

De esta manera, de ser necesario, el Paciente cuenta un profesional altamente calificado para recomendar especialistas por nombre y apellido. Éstos pueden ser otros médicos, o también, especialistas de disciplinas que estén fuera del ámbito de la medicina tradicional.

Al estar especializado en su Paciente, lo trata en forma integral, es decir, considera que los síntomas no son independientes y deben ser tratados en conjunto.

El Médico Familiar, en el momento de diagnosticar y sugerir un tratamiento no sólo tiene en cuenta los síntomas físicos, sino que considera el estado emocional, las relaciones familiares, los problemas laborales y la situación actual en la que se encuentra el Paciente.

Medicina General o Medicina de Familia es una de las 70 especialidades aprobadas por el Ministerio de Salud de la Nación.

 

¿Qué hacen los Médicos en Affirmia?

Los Médicos de Familia,  junto con los otros profesionales que ofrece Affirmia, además de curarnos, nos ayudan a comprender nuestros síntomas y por qué se producen.

Para lograr estar mejor, es recomendable que tomemos un rol activo en nuestra curación. Para poder curarnos en forma definitiva debemos comprender por qué se producen nuestros síntomas, cómo se relacionan entre sí y cómo están vinculados con nuestras emociones y nuestro entorno.

Comprender lo que nos pasa, significa ampliar la percepción que tenemos sobre nosotros mismos, es decir ampliar nuestra conciencia (awareness). De esta manera logramos un mejor manejo de los estados emocionales lo que nos permite ver la vida con mayor claridad y tomar mejores decisiones.

Si tomamos mejores decisiones, podremos manejarnos mejor con nuestra pareja, criar mejor a nuestros hijos, mejorar en el trabajo o elegir el mejor tratamiento para nuestra salud. Dejamos de vincularnos con lo que nos hace mal y tenemos una vida mejor.

Al comprender por qué se produce el síntoma podemos comenzar a curarnos. De otra manera solamente lo ocultamos, esto es porque con medicación sólo se logra una cura aparente. Esta cura es buena y nos alivia pero es sólo temporal debido a que el desequilibrio que hizo que el síntoma apareciera, sigue intacto. A través del tiempo, este desequilibrio seguirá manifestándose por medio del mismo síntoma o incluso uno más grave.

Al aliviar el síntoma con medicación nos sentimos bien y ganamos tiempo de calidad para comprender qué fue lo que pasó. Con la ayuda de gente capacitada, como el Médico de Familia u otros profesionales, podemos lograr esta comprensión profunda del problema y solucionarlo de raíz.

Para leer más, hacer click en los artículos de nuestro blog:

Foto por Cheryl Empey
Si te gustó, podés compartirlo en tu perfil: